Promueve la inclusión con su proyecto

Yeni Elizabeth Aes Hernández, egresada de Mercadotecnia (2012) del campus Ciudad del Carmen, creó Llanta de Perro A.C. con la intención de impartir pláticas y talleres sobre inclusión a la discapacidad y fomentar valores de respeto.

La emprendedora social nos platica en entrevista sobre su proyecto.

¿Cuéntanos sobre la asociación Llanta de Perro A.C.?

La asociación inició a través de un proyecto para sensibilizar y concientizar a la sociedad invitando a colocarse unos minutos en el lugar de una persona con discapacidad través de una plática testimonial y un taller sobre inclusión a la discapacidad en los centros educativos y empresas.

Buscamos dar un trato digno y no discriminatorio, evitar hacer juicios de valor en la vida diaria de una persona con discapacidad, lo que ayuda y permite ser más incluyentes, empáticos, respetuosos y conscientes de la diversidad sobre las personas con discapacidad. También, se busca poder realizar proyectos a favor de las personas con discapacidad para que se puedan incluirse en la sociedad.

¿Cuál es su objetivo y cómo funciona?

El proyecto tiene como objetivo la dignificación de las personas con discapacidad, resaltando el término “personas” sobre cualquier característica física, sensorial o funcional. Es decir, sujetos de derecho por el hecho de existir. En LLANTA DE PERRO A.C. nos proponemos el logro de este objetivo a través de la apertura de espacios de participación social que permitan a la persona con discapacidad el ejercicio de sus derechos.
Buscamos incluir a personas con discapacidades en diferentes actividades, motivarlas a que no tengan miedo a poder realizar cualquier cosa que se proponga, tener mayor participación e independencia como ser un estudiante, trabajador, atleta, padre, esposo, etc., así como también generar conciencia en la accesibilidad en los transportes públicos, o en cualquier espacios donde vaya que no haya barreras y que puedan desplazarse sin necesidad de haber obstáculos que se lo impida y pueda disfrutar sus actividades.

¿Cómo, por qué y cuándo nació?

Todo comenzó con la intención de apoyar a más personas con discapacidad y tener ese
espacio que no había en Ciudad del Carmen. Yo, como persona con discapacidad, al tener una lesión medular a consecuencia de un accidente automovilístico, por eso nace el proyecto. Como usuaria de silla de rueda y estando en la Ciudad de México donde fui a un Diplomado de competencia profesional para personas con discapacidad motriz, becada por la Asociación Fhadi, Vida Independiente México, en alianza con HSBS y la UVM, es en donde conozco a mi amigo que también está en silla de rueda.

Lo mencionó en una salida, ya que nunca estábamos en casa, sino de “llanta de perro”, no “de pata de perro” (porque no caminamos, sino rodamos), por eso se llama así el proyecto que ahora ya es una asociación este año.

El proyecto nació a través de un trabajo escolar de la universidad de la materia Mercadotecnia Social que cursé en abril del 2012, pero el proyecto quedó pausado. En el 2018, después de regresar de la Ciudad de México, se comienza a desarrollar la inquietud de llevar a cabo el proyecto de dar pláticas y taller en las escuelas, empresas y en la sociedad. Lo platico con 2 amigos de la misma universidad, con Claudia Cocon y Julio Santini, así como con el apoyo de compañeros usuarios de sillas de rueda y del CRIT.

El primer taller fue en una secundaria con ayuda de una de mis colegas como voluntaria.
El proyecto se realizó el 18 de enero del 2019, pero con nuevo nombre de Llanta de perro A.C. (que es lo de estar de “pata de perro”) frase que las abuelitas o madres de años atrás se refería a los niños y jóvenes que nunca estaban en casa porque eran muy activos, a través de esa pláticas y talleres se genera el primer video donde damos a conocer el proyecto con la ayuda de Análoga Tv.

¿Qué impacto ha tenido?

¡El impacto fue sorpresivo! No nos imaginamos que pudiéramos entrar a más escuelas desde primaria, secundaria, preparatoria y universidad, así como también dar pláticas a los padres de personas con discapacidad de Villa Isla Aguada, y que a través de ellos pudiéramos generar la participación y proyectos que han ido realizándose, donde el primero fue la primera carrera presencial “Llanta de Perro por la Inclusión“ donde participaron 600 personas.

También, se ha generado el primer curso de primeros auxilios con el apoyo del departamento de Bomberos Voluntarios A.C. de Ciudad del Carmen, las carreras virtuales inclusivas y tenemos el programa digital de “charlemos sobre inclusión “ donde compartimos temas de inclusión social, laboral educativo, familiar testimonial y más temas que puedan ser de gran aportación a la sociedad, todo esto a la gran necesidad de contenidos que puedan ayudar a incluir a una persona con discapacidad.

¿Qué representa para ti que este proyecto haya tenido este impacto?

Qué todo lo que he luchado para mí desde mis aprendizajes o experiencias, ahora puedo contribuir un poco a la sociedad y poder generar más proyectos para que las personas con discapacidad no tengan todo ese obstáculo que en mi momento he pasado o sigo pasando; para que puedan ellos tener ese camino de accesibilidad sin tanto obstáculo, ya que nadie está exento de tener una discapacidad.

¿Qué es lo que más te gusta de este proyecto?

Te puedo decir que me ha gustado todo lo que he ido realizando porque sé que me ayuda a mí y también a las personas con discapacidad a sentirse empoderada y motivada, ya que somos parte de esta sociedad. También, sé que las personas que en algún momento fueron apoyadas por mí ahora son grandes personas independientes y muy activas.

¿Qué herramientas te dio la UNID para lograr el éxito de este proyecto?

La universidad me dejó todo ese conocimiento y herramientas, porque tuve excelentes docentes que me otorgaron las materias capaces de generar, planear y desarrollar estrategias, así como sus conocimientos para poder desarrollarme como persona profesional.

También me dejó la motivación y, especialmente, que cada uno de los docentes creyó en mi capacidad y habilidad para poder realizar cada proyecto, sin importar si soy una persona con discapacidad o no. La UNID siempre se mostró ser una escuela accesible y me incluyó desde que inicié la carrera.

Articulos de Interes
«
»