Egresan 93 profesionistas de la UNID Sede Tijuana | | UNID
Select Page

Los nuevos egresados buscarán crear un México más justo y pacífico con los conocimientos que la UNID les ha brindado.

Por: Redacción Versus Multimedia

 

La UNID es una universidad que se ha destacado por ofrecer a sus estudiantes programas académicos con una formación integral basada en valores y apoyándose en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, por ende al terminar sus estudios saldrán preparados para enfrentar el mundo laboral actual. Tal es el caso de los 93 nuevos egresados de la UNID Sede Tijuana.

A través de una ceremonia de graduación, se les entregó la constancia de terminación de estudios a la quinta generación de la Licenciatura en Administración de Empresas y la séptima de la Licenciatura en Tecnología Educativa. Asimismo, a nivel maestría concluyeron su formación académica cuatro grupos de la Maestría en Educación y la cuarta de la Maestría en Tecnologías de la Información.

En su mensaje a los graduados, Gilberto Fimbres Hernández, Presidente de COPARMEX Tijuana, comentó que se requieren jóvenes capacitados para enfrentar los retos del país y es indispensable para que México tenga un mejor futuro. “Hoy vivimos en un mundo hambriento de oportunidades y liderazgo, de nuevos talentos que marquen las tendencias del mundo globalizado en el cual vivimos”, concluyó Fimbres Hernández.

Durante el acto académico, fueron reconocidos los estudiantes que obtuvieron los mejores promedios de su generación en cada uno de los programas, algunos de ellos fueron Jesús Martínez; Blanca Urrea; Linda Villanueva; Moisés Aldana; Ernesto Armenta; Miguel Ávila; Laura Pacheco; Diego Pineda; Juan Tapia; y Jesica Zavala.

De igual forma, los nuevos profesionistas agradecieron las aportaciones que realizaron sus maestros a lo largo de su formación y que nutrieron la misma, entregando un reconocimiento y siendo ellos sus padrinos de generación.

Cabe mencionar que también se contó con la celebración de una Misa de Agradecimiento oficiada por el presbítero Rafael Romo Muñoz en la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, lugar donde la comunidad estudiantil pudo dar gracias por una etapa más de la vida concluida.