Ocho estudiantes de la UNID llevan ayuda humana y espiritual a los presos en las Islas Marías | | UNID
Select Page

8 estudiantes de distintas sedes de la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID) visitaron el penal del 21 al 30 del mes pasado.

 

Con el fin de visitar a los presos en las Islas Marías y llevarles ayuda humana y espiritual, un grupo de 8 estudiantes de distintas sedes de la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID) visitaron el penal del 21 al 30 del mes pasado.

Encabezados por el P. Arturo Guerra, L. C., Capellán nacional del Sistema UNID y José Miguel Medrano Hernández, Coordinador general de integración del Sistema UNID, los universitarios realizaron durante 10 días diversos talleres y dinámicas de recreación, ayuda espiritual y humana a las personas privadas de su libertad, quienes participaron con entusiasmo en las actividades.

“Fuimos a compartir nuestra fe y a visitar a Cristo en el encarcelado, a escucharle, a comer con él, a jugar futbol y frontón, a compartir momentos de oración. Aprendimos muchas cosas, no con la cabeza sino con el corazón. Estamos muy agradecidos con Dios y con todas las personas que nos apoyaron material y espiritualmente”, dijo el P. Arturo Guerra, L.C.

Entre los talleres realizados, y como un pequeño esfuerzo para promover la reflexión y el interés por la lectura, el P. Arturo Guerra hizo la presentación de su libro “Tras la Noticia… (Crónica de un periodista trota siglos tras los orígenes del cristianismo).” Al final de las presentaciones se rifaron algunos ejemplares entre las personas privadas de su libertad. 

Los 8 jóvenes universitarios que participaron en esta misión evangelizadora son: José Antonio Aguilar Argüelles, de la UNID Sede Chetumal; Alan Ismael Escalante Puga, de la UNID Sede Mérida Vista Alegre; Orlando Flores Hernández, de la UNID Sede Monterrey; Jesús Gerardo Padilla Román, de la UNID Sede Saltillo; Luis Ángel Macías Flores, de la UNID Sede Fresnillo; Carlos Alan Pardo Medina, de la UNID Sede Uruapan, José Ramón Ramírez Hernández, de la UNID Sede Tejupilco; y Felipe de Jesús López Medellín, de la UNID Sede San Luis Potosí.

Al final de los talleres y actividades, se procedió a la entrega formal de diplomas a aquellas personas privadas de su libertad que participaron en los talleres. De manera inesperada, un pequeño grupo de personas privadas de su libertad quiso entregar a cada universitario una carta de agradecimiento.

Tras llegar a sus lugares de origen los jóvenes voluntarios coincidieron en calificar estos días como una experiencia inolvidable de vida en la que fue más lo aprendido y recibido que lo que pudieron dar.

A algunos de los voluntarios les llamó mucho la atención que para muchas personas privadas de su libertad, el amor a su familia es el motivo más fuerte para sobrellevar con ganas su estancia en las Islas Marías y mirar al futuro con esperanza.

“Uno de los momentos más emotivos de esta misión fue el poder compartir experiencias y consejos con las personas privadas de su libertad, que a ambos nos ayudan a seguir de pie a pesar de las pruebas y dificultades que tiene la vida”, dijo Luis Ángel Macías Flores, alumno de la UNID Sede Fresnillo.

Para José Antonio Aguilar Argüelles, estudiante de la UNID Sede Chetumal, la misión en las Islas Marías fue una experiencia de fe, y tuvo la oportunidad de cuestionarse “quién es más preso, si ellos o los de fuera que podemos estar presos de la tecnología o presos de problemas que tienen solución, pero que no nos damos a la tarea de buscarla”.

Para Felipe López Medellín, alumno de la UNID Sede San Luis Potosí, su estancia en el penal le motivó a ser agradecido con lo que Dios le da, pues le impactó una frase que le dijo una persona privada de su libertad: “no reniegues de lo que no tienes, mejor cuida mucho de lo que tienes ahora”.

Orlando Flores Hernández, alumno de la UNID Sede Monterrey comentó de esta experiencia: “me deja marcado para siempre al ver la vida desde un punto de vista diferente y puedo asegurar que los recuerdos perdurarán a lo largo del tiempo en mi mente y la experiencia me servirá en mi vida profesional”.

Las Islas Marías son un archipiélago en el océano Pacífico, a unos 120 kilómetros de las costas del Estado de Nayarit. La Isla María Madre, la única habitada, alberga el Complejo Penitenciario Islas Marías. Se trata de un Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO). Históricamente este penal fue establecido en el año 1905 por el gobierno de Porfirio Díaz.