Octubre 2019 | | UNID
Select Page
Mario López
Santillán

Campus Atlixco
Licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación (2011).

Mario López Santillán, graduado en el 2011 de la Licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación, del Campus Atlixco (primera generación), trabaja desde el 2012 en la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID).

Esta institución ha sido fundamental para desarrollar su talento y una oportunidad para crecer profesional y personalmente.
Comenzó su trayectoria profesional como Coordinador de Promoción del Campus Atlixco, en donde se encargó de la elaboración, seguimiento y ejecución de estrategias para captación de matrícula en diferentes líneas de negocio, relaciones públicas y pláticas de orientación vocacional, todo enfocado a metas parciales y anuales.

Actualmente, es Coordinador Regional de Experiencia Estudiantil de la Región Noroeste, teniendo a su cargo a seis campus: Ciudad Obregón, Durango, Ensenada, Gómez Palacio, Hermosillo y Tijuana.

Anterior a la UNID, trabajó como Supervisor de Sucursales en Financiera Inver Mas y como Coordinador de Área del DIF Municipal de Atlixco.

¿Cuáles crees que son los ingredientes del éxito?

Desde mi punto de vista es la constancia, la prueba y error, la pasión con la que haces las cosas, la bondad, la humildad, la empatía, la motivación y la inspiración.

Considero que el éxito es alcanzar metas que en algún momento te propones; cuando aceptas un reto y sabes que no será fácil, pero aun así lo intentas.

Los momentos importantes del éxito los encuentras a lo largo de la experiencia, el aprendizaje que te deja cada toma de decisiones, la gente que tocas y que te acompaña a la hora de avanzar, desde los pequeños logros hasta los más grandes retos.

¿Qué representó para ti estudiar en la UNID?

La UNID era mi segunda casa, pasaba mucho tiempo en el campus, sobre todo por las herramientas tecnológicas que nos ofrecía ayudaban mucho a la hora de hacer tareas. Fue una etapa importante, sobre todo por lo aprendido de cada docente; a veces compartían más de lo que marcaba un plan de estudios y eso lo hacía especial. Los tres años, y el horario, me facilitaron un poco las cosas, dando tiempo para trabajar y estudiar.

Nunca me imaginé trabajar para la escuela que me formó académicamente, fue una oportunidad que se dio y no la quise desaprovechar. UNID es mi alma mater y siempre tendré un afecto especial para el Campus Atlixco. No fue fácil, pero un día crees que puede ser posible, y ya no sueltas ese sueño.